viernes, 8 de junio de 2018

Crema de guisantes con crujiente de jamón

Un plato de cuchara con un sabor muy  suave que vamos a realzar con un toque de jamón. Apto para todos los públicos  y muy saludable.

Crema de guisantes y crujiente de jamón

Ingredientes:

- 1 kg de guisantes
- 1 puerro
- 2 dientes de ajo
- 200 ml de nata para cocinar
- 2 cucharadas de aceite de oliva
- 3 lonchas de jamón serrano
- sal y pimienta

Preparación:

Preparamos las verduras. Retiramos la parte verde del puerro, lo abrimos al medio y lavamos bien para retirar toda la tierra que  pueda tener. Pelamos los ajos y quitamos los guisantes de su vaina. Ponemos al fuego con el aceite. Cuando esté caliente añadimos el puerro y los ajos picados groseramente. Salpimentamos. Doramos ligeramente las verduras y metemos los guisantes y un vaso de agua. Dejamos cocer hasta que estén tiernos.
Batimos con una batidora de mano. Si queremos una crema más fina podemos pasar la crema por un pasapurés. Echamos la nata y rectificamos de sal.
Para preparar el crujiente de jamón colocamos las lonchas de jamón entre dos láminas de papel sulfurizado en el microondas con un plato por encima durante dos minutos a máxima potencia. Sacamos del microondas y desmenuzamos las lonchas.
Servimos la crema caliente con el crujiente de jamón por encima. Si no os gusta el jamón lo podéis sustituir por queso parmesano en polvo.

Crema de guisantes y crujiente de jamón

Curiosidades:

Los guisantes congelados conservan la mayor parte de sus propiedades nutricionales y son muy útiles para preparar cremas. No obstante, ahora los podemos encontrar frescos y son todo un lujo.
Nutricionalmente los guisantes son muy completos. Contienen hierro, fósforo y calcio por lo que son muy interesantes para la prevención de anemias y osteoporosis. Muy ricos en fibra que facilita los movimientos intestinales y la expulsión de las heces evitando el estreñimiento además de provocar sensación de saciedad y prevenir el cáncer de colon. Como el resto de las legumbres los guisantes son buenos para el sistema circulatorio.
Son un alimento ideal para regímenes de adelgazamiento porque no contienen apenas grasa y su aporte calórico es mínimo. Eliminando la nata de este plato disminuiremos las calorías del mismo y sólo perderemos un poco de cremosidad en su textura.
Esta crema es apta para celíacos y por supuesto se puede realizar con anterioridad y congelarla en tuppers que después podemos llevar al trabajo.

Si te ha gustado esta entrada, te invito a suscribirte por correo electrónico para recibir todas las novedades del blog en tu bandeja de entrada.