martes, 24 de enero de 2017

La reducción de los desperdicios alimentarios como método de ahorro y de salud medioambiental

Es un hecho que el desperdicio de alimentos está siendo cada vez mayor. Nos basta con ver las cantidades ingentes de basura que generamos en nuestros hogares, basura de la que gran parte son restos de comidas, alimentos pasados de fecha o que se han quedado en mal estado.  Los europeos tiramos unas 89 millones de toneladas de alimentos al año a lo largo de toda la cadena alimentaria -agricultores, procesadores, almacenes, transportistas, puntos de venta y consumidores-.

La reducción de los desperdicios alimentarios como método de ahorro y de salud medioambiental

Centrémonos en lo  que a nosotros nos interesa: ¿cómo podemos minimizar el desperdicio de alimentos en nuestros hogares?  La fecha de caducidad y de consumo preferente son indispensables a tener en cuenta a la hora de la compra. Leamos las etiquetas antes de comprarlos y nunca compremos si está próximo a caducar y no sabemos si lo vamos a consumir ya. Se calcula que la mayoría de nosotros tiramos los alimentos antes del fin de la fecha de consumo preferente, es decir, antes de que finalice su vida útil.

La reducción de los desperdicios alimentarios como método de ahorro y de salud medioambiental


El almacenamiento de los alimentos en el hogar no siempre es el adecuado. Los alimentos frescos, como frutas y verduras, se conservan durante más tiempo si las almacenamos en el frigorífico, sobre todo durante la época estival o en invierno, cuando tenemos encendida la calefacción. Otros alimentos como carnes, pescados o fiambres conservan mejor sus propiedades y aspecto en general si se guardan protegidos con algún tipo de envase tipo tupper o envueltos en papel film. 
Comprar alimentos de manera compulsiva,  porque estén de oferta o a buen precio,  puede conllevar a tener que tirarlos sin haberlos consumido. Modificar los hábitos de acumular más alimentos de los que podemos consumir  reduciría notablemente el desperdicio de los mismos. Cuando preparemos la comida no hagamos cantidades ingentes que después tengamos que tirar y aprendamos a reciclar los alimentos antes de tirarlos, Hay muchas recetas de aprovechamiento dignas de la mejor mesa.

La reducción de los desperdicios alimentarios como método de ahorro y de salud medioambiental


Evitar el desperdicio de alimentos no sólo es una manera de ahorro en el hogar (con pequeños gestos se podría reducir un 60%), también es un acto de solidaridad con el medio ambiente. La descomposición de los residuos alimentarios genera gas metano altamente contaminante. Con el crecimiento poblacional este problema no va hacer más que agravarse por lo que deberíamos actuar cuanto antes aportando cada uno  de nosotros nuestro granito de arena.



Si te ha gustado esta entrada, te invito a suscribirte por correo electrónico para recibir todas las novedades del blog en tu bandeja de entrada.
---