El primer postre que debía publicar tenía que ser muy especial por ello he elegido esta deliciosa tarta de textura delicada y sabor fresco debido al toque de limón, la favorita de mi niña que me pide siempre para su cumpleaños. Es muy sencilla de hacer y el resultado es espectacular, además es una apuesta segura ya que siempre os va a salir bien. Comencemos con la receta.

Ingredientes para ocho personas

Para la base

  • 200 g de galletas tipo María
  • 10 0g de mantequilla
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 1 cucharadita de canela
  • 3 cucharadas de leche
  • mantequilla para engrasar el molde

Para la crema

  • 1 bote pequeño de leche condensada
  • 400 g de nata para montar (con un contenido en materia grasa de un 35% como mínimo)
  • 2 cucharadas de azúcar glass
  • el zumo de 2 limones
  • la ralladura de 1 limón

Preparación

Triturar las galletas con robot de cocina o colocarlas sobre un paño y aplastarlas con un rodillo. Mezclarlas con la mantequilla, el azúcar y la canela hasta obtener una masa homogénea. Añadir la leche. Engrasar con mantequilla un molde de base desmontable y forrarlo con la masa de galletas. Cocerlo unos minutos en el horno hasta que se dore la masa, también se puede meter una hora en la nevera pero a mi me gusta más como queda en el horno. Lavar los limones, rallar la piel de uno de ellos y exprimir el zumo de los dos. Montar la nata con unas varillas para lo cual ha de estar bien fría, yo suelo meterla un poco antes en el congelador y el recipiente donde voy a batirlas, lo meto en la nevera.  

Cuando la nata esté todavía semimontada añadimos las dos cucharadas de azúcar glass y continuamos batiendo hasta que esté montada del todo. Con el azúcar glass la nata queda mucho más firme ya que contiene harina de maiz que incrementa su consistencia. Verter en un cuenco la leche condensada y mezclarla con el zumo de limón, añadir la nata montada con movimientos envolventes de arriba a abajo para que no se baje. Llenar con esta mezcla la base de galletas y hacer unos adornos con un tenedor.

 Por último  espolvorear con la ralladura de limón. Dejar en la nevera unas dos horas o de un día para otro.

Espero que os guste esta tarta tanto como me gusta a mí. Ya me contaréis que tal os ha salido y si tenéis alguna duda no dudéis en preguntarme todo lo que queráis, intentaré aclarar vuestras dudas a la mayor brevedad posible.

4 Comments

  1. Anónimo 14 octubre 2013 at 09:51

    Caray Malena, qué buena pinta

    Respuesta
  2. Cristina 21 octubre 2013 at 20:31

    Este fin de semana vino Nuria de Barcelona con muchas ganas de comer cosas "ricas" para reponerse de la rutina del piso de estudiantes. Y me decidí por tu postre. Me quedó genial, y eso que no tengo molde desmoldable, y que la nata no se montó demasiado bien (pese a poner el recipiente en la nevera y la nata en el congelador desde un rato antes). No quiero ni pensar que pueda incluso mejorarlo. Gracias por tus recetas, cada semana me propongo hacer una más. Besitos para Orense

    Respuesta
  3. Las Recetas de Malena 22 octubre 2013 at 13:35

    Muchísimas gracias Cristina por seguir mi blog. Me hace mucha ilusión que cocines alguna de mis recetas y que te salgan tan bien. Si tienes alguna duda no dudes en preguntarme todo lo que quieras. La nata quizás no se montó bien porque no tenía suficiente materia grasa ( como mínimo un 25%).
    Un besiño para todos.

    Respuesta

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *