No todas las pizzas son iguales y aunque no nos lo parezca, esta pizza casera es muy saludable. Con ingredientes tan sencillos como una  masa de pan, concentrado de tomate natural y queso mozzarella podéis preparar esta receta mediterránea

Ingredientes:

  • 3 tazas de harina
  • 1 taza de agua
  • 1 sobre de levadura de panadería
  • 400 g de tomates enteros al natural enlatados
  • 3 dientes de ajo
  • 200 g de mozzarella fresca
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 puñado de orégano
  • sal

Preparación:

  En un bol amplio ponemos la harina con el agua, el sobre de levadura y una pizca de sal. Mezclamos hasta obtener una masa que nos se pegue a los dedos. tapamos el bol con papel film y dejamos levar hasta que doble el volumen. Aproximadamente media hora. Mientras tanto preparamos la salsa concentrada  de tomate. En una sartén con un poco de aceite doramos tres ajos picados. Añadimos los tomates enteros  y un punto de sal. Dejamos a fuego lento hasta que se reduzca la salsa. Amasamos de nuevo la masa para retirar el aire y extendemos sobre una lámina de papel sulfurizado ayudándonos de un rodillo o simplemente con las manos, es una masa que se maneja con facilidad. Repartimos la salsa por encima y la mozazrella cortada en rodajas. Espolvoreamos con orégano. Introducimos en el horno precalentado  a 200ªC con calor por arriba y por abajo hasta que se doren ligeramente los bordes, unos veinte o treinta minutos.

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *