Hoy vamos a preparar un dulce típico de Galicia, una tarta larpeira que en gallego significa tarta golosa. Un postre tradicional que se prepara para la fiesta de San Xoán. Una noche mágica en la que se saltan las hogueras para celebrar la entrada del verano y su solsticio que coincide con el día más largo. Es una receta sencilla con pocos ingredientes y con un tiempo de levado y horneado cortos. Pongámonos ya con esta receta para festejar esta «noite meiga» como se merece.

Tarta larpeira. Una tarta típica gallega

Ingredientes:

  • 400g de harina
  • 125 ml de leche
  • 25g de levadura prensada
  • 3 huevos
  • 50 g de azúcar para la masa y un poco más para decorar
  • 60g mantequilla
  • una pizca de sal
  • crema pastelera
Tarta larpeira. Una tarta típica gallega

Preparación:

Comenzamos preparando la masa. En un bol amplio ponemos la harina y hacemos un hueco en el medio para colocar el resto de ingredientes. Echamos los huevos, la pizca de sal, el azúcar y la mantequilla a temperatura ambiente. Templamos la leche veinte segundos en el microondas y disolvemos en ella la levadura. Añadimos la leche con la levadura disuelta al resto de ingredientes. Amasamos hasta que nos quede una masa ligera que se desprenda de los dedos (éste es sin duda el paso más tedioso de la receta pero no os desesperéis que la masa a fuerza de trabajarla siempre acaba cediendo). Si disponemos de un robot de cocina nos resultará mucho más fácil. Colocamos la masa sobre una fuente de horno con papel sulfurizado. La vamos extendiendo con la ayuda de los dedos dándole forma redondeada hasta que quede con un grosor de un dedo. Es una masa muy agradecida y se extiende con toda facilidad. Tapamos con un paño y dejamos levar dentro del horno apagado hasta que doble el volumen (una hora aproximadamente)

Mientras tanto preparamos la crema pastelera. Podéis ver la receta pinchando en el enlace. Metemos la crema en una manga pastelera y dejamos atemperar. Precalentamos el horno con calor arriba y abajo. Con un cuchillo bien afilado hacemos unos cortes en la masa sin llegar al fono formando rombos. Rellenamos los cortes con la crema pastelera. Pincelamos toda la superficie con huevo batido y adornamos con azúcar mojado con unas gotas de agua. También es muy típico remojar el azúcar con unas gotas de anís, esto ya depende de vuestro gusto. Horneamos durante unos veinte minutos, en cuanto veáis que se dora la superficie ya estará lista.

Tarta larpeira. Una tarta típica gallega

DEJA UN COMENTARIO