Esta es una receta muy sencilla cuyo ingrediente principal es sano, económico y altamente nutritivo. Una apuesta segura para los principiantes en la cocina.

Ingredientes:

– un pollo
– 6 dientes de ajo
– 4 guindillas
– aceite de oliva
– sal, ajo y perejil para el adobo

Preparación:

Hacemos el adobo, para ello picamos un diente de ajo, una rama de perejil, añadimos una cucharada de sal y machacamos todo en un mortero. Cortamos el pollo en trozos pequeños, este paso es mejor que os lo hagan en la carnicería porque si no estamos acostumbrados a cortarlo, los huesos del pollo se pueden astillar y a la hora de comerlo resultaría muy desagradable. Adobamos el pollo con el ajo, el perejil y la sal y lo freímos en abundante aceite de oliva. Tenemos que dejarlo al fuego durante bastante tiempo para que quede bien pasado. Aunque lo veáis dorado por fuera en el interior tarda más en estar. Retiramos el pollo y en el mismo aceite en el que lo hemos frito, doramos los seis dientes de ajo muy picados y las cuatro guindillas; doramos el ajo pero con cuidado de que no se nos queme. Apartamos las guindillas  -si os gusta mucho el picante y no os importa comerlas las podéis dejar- y volcamos por encima el pollo troceado. Dejamos que el pollo se impregne del sabor del ajo unos cinco minutos y listo para comer.

Curiosidades:

La carne de pollo es esencialmente un alimento proteico pero también posee lípidos, vitaminas y minerales. Contiene calcio, fósforo, magnesio, zinc, hierro y potasio. Posee ácido fólico importante para el correcto funcionamiento del cerebro y vitaminas del grupo B,  A  y C.
El pollo es un producto económico con una carne que encoge poco durante el cocinado y fácilmente digerible.
El ajo es un antiséptico natural que  se utiliza como expectorante y para aliviar afecciones respiratorias como la tos, el asma o la bronquitis.
Esta receta la podéis dejar preparada con antelación, os sirve para llevar en tupper al trabajo, se puede congelar y es apta para celíacos.

5 Comments

  1. María 6 mayo 2014 at 11:27

    Pues sí que es bien sencilla y económica, más no se puede pedir. Al margen de esta receta, una pregunta que me tiene bien intrigada, ¿se pueden congelar los huevos frescos?
    Muchas gracias.

    Respuesta
  2. Las Recetas de Malena 6 mayo 2014 at 18:46

    Hola María, no pienses que te tengo abandonada, ye te contesté tu duda en la anterior entrada pero por problemas técnicos no se publicó. Los huevos frescos se pueden congelar siempre que sea sin la cáscara (con la congelación aumentan su volumen y se rompería). Se puede congelar el huevo entero siempre que sea batido o la clara sola, pero la yema no ya que pierde textura y una vez descongelada no sirve. Perdona por el retraso y espero haberte sido de ayuda. Un besiño.

    Respuesta
  3. María 8 mayo 2014 at 11:17

    Muchísimas gracias Malena, y ya se sabe, la tecnología también falla a veces.
    Un biquiño.

    Respuesta

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *