El lemon curd es una crema inglesa muy suave y cremosa con un intenso sabor a limón. Se utiliza para rellenar tartas o galletas o simplemente como sustituto de la mermelada acompañando unas tostadas. Los limones son muy ricos en vitamina C, flavonoides y ácido cítrico. Entre los minerales destaca su contenido en potasio.La vitamina C participa en la formación de los huesos,colágeno, dientes y glóbulos rojos y favorece la absorción del hierro de los alimentos y la resistencia a infecciones; es un potente antioxidante, reduce el riesgo de padecer enfernedades cardiovasculares, enfermedades degenerativas y algunos tipos de cáncer. El ácido cítrico actúa como desinfectante natural y potencia la acción de la vitamina C. Es un antiséptico natural que facilita la eliminación de ácido úrico a través de la orina. El potasio participa en la generación y transmisión del impulso nervioso, en la actividad muscular y en el equilibro hídrico entre el interior y el exterior de las células. La vitamina C y el ácido cítrico ayudan a prevenir enfermedades infecciosas potenciando el sistema inmunitario. Se recomienda su consumo especialmente en períodos de crecimiento, en niños, jóvenes, deportistas, durante el embarazo y lactancia, en  personas mayores y en aquellos períodos en que las defensas pueden verse disminuidas: empleo de medicamentos, estrés, enfermedades crónicas, ejercicio físico intenso….

lemon-curd-en-microondas

ingredientes:

  • 2 huevos
  • 3 limones
  • 250 g de azúcar
  • 100 g de mantequilla

Preparación:

Rallamos la piel de un limón -sin tocar la parte blanca que nos dará amargor- Exprimimos los limones y colamos el zumo. Derretimos la mantequilla durante unos segundos en el microondas y dejamos atemperar. En un bol apto para microondas batimos los huevos con el azúcar hasta que se integren, no queremos que monten y que se airee la crema. Añadimos la mantequilla, el zumo de limón y la ralladura. Metemos en el microondas a máxima potencia durante un minuto y medio, retiramos del microondas y batimos. Repetiremos esta operación unas cuatro o cinco veces hasta que la crema comience a hervir. Tapamos con papel film y dejamos enfriar primero a temperatura ambiente y después en el frigorífico. Veremos que la crema espesa con el frío adquiriendo una mayor consistencia

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *