Las especias, esos pequeños condimentos que utilizamos en nuestras preparaciones desde tiempos inmemoriales para darles a nuestros platos un sabor distinto, color o un aroma que realce su sabor, son también una fuente de nutrientes y poseen además propiedades medicinales.
Este grupo de alimentos se compone de hojas, tallos, semillas, frutos, brotes, raíces y cortezas y las podemos encontrar de diversa formas: en polvo, enteras, frescas, secas o congeladas.
Las especias en la cocina, más allá del sabor
Las especias en la cocina, más allá del saborLas especias son, ante todo, muy digestivas. Facilitan las digestión y evitan la formación de gases -el  comino y la hoja de laurel que añadimos a las legumbres no es sólo para realzar su sabor-. Los platos con especias provocan  una mayor secreción salivar que refuerza la actividad digestiva incrementando los jugos digestivos en general. Son altamente diuréticas y algunas se utilizan para la conservación de alimentos por su poder antiséptico.  Algunas especias actúan sobre el sistema circulatorio como la páprika que disuelve los coágulos sanguíneos o el jengibre que actúa como anticoagulante. Otra ventaja del uso de especias es la reducción de sal en el cocinado.
Son fuente importante de micronurientes:  minerales y vitaminas. Por citar algunas de las más utilizadas: el perejil, tan presente en nuestra dieta mediterránea, no sólo proporciona aroma y un bonito color a nuestros platos. Contiene vitamina C y vitamina A y minerales como el hierro, calcio y potasio. El laurel, al igual que el perejil, posee vitaminas C y A además de calcio, potasio y ácido fólico. La albahaca destaca por sus flavonoides con importante acción antioxidante. La pimienta negra con potasio y calcio es más nutritiva que sus otras variedades. El romero, el orégano y el pimentón también tienen acción antioxidante. El azafrán, potente antidepresivo,  es rico en minerales y en vitamina C y, por último, la canela que actúa como un estimulante natural, contiene calcio y potasio.
Las especias en la cocina, más allá del sabor
Desde el 2014 existe una normativa que regula la comercialización de especias y hierbas aromáticas. Gracias a esta reglamentación creada por la Comisión del Codex Alimentarius, los consumidores tenemos garantizada la seguridad y la calidad de las especias y hierbas aromáticas que se encuentran en el mercado.

18 Comments

  1. M. Esther mg 1 marzo 2016 at 18:48

    Además de darles un toque especial de sabor a las comidas son muy interesantes sus propiedades!
    Un beso

  2. mis chucherias 1 marzo 2016 at 22:52

    Jo si no fuera tan caro me comía un puñado de azafrán 3 veces al día 😉
    Yo siempre he pensado que las especias tenían algo que ver con la buena digestión y tu me lo has corroborado con esta entrada tan interesante,además no sabía que aportaban esas vitaminas tan importantes
    Como siempre y como dice el dicho: nunca te acostaras sin saber algo más
    Un beso guapa y gracias por compartir tus conocimientos

  3. Las Recetas de Malena 3 marzo 2016 at 21:07

    Muchisimas gracias a ti Nieves por tus comentarios. Me encanta navegar por todos los blogs que sigo porque siempre aprendo algo.
    Un besito:)

  4. Nenalinda 6 marzo 2016 at 18:13

    A mi me gustan mucho las especies así como las hierbas aromáticas en la cocina y tengo varias en macetas pues me gusta más su sabor frescas que secas.
    Un post fantástico como siempre nos enseñas muchas cosas.
    Bicos mil y feliz domingo wapisima ????

  5. Unknown 6 marzo 2016 at 20:44

    soy una loca de las especias , cuando alguien viaja fuera agradezco que me traigan especias de cualquier lugar , un post estupendo , besitos

  6. Las Recetas de Malena 7 marzo 2016 at 13:35

    Mucho mejor si son frescas, más aroma, más sabor y más nutrientes. Yo también tengo alguna maceta en mi balcón.
    Un besiño grande Chus 🙂

  7. Las Recetas de Malena 7 marzo 2016 at 13:38

    Así da gusto. Tener especias de distintos sitios y poder dar un toque totalmente diferente a nuestros platos. No se ma había ocurrido. Yo lo suelo hacer pero con los quesos.
    Un besito grande Catalina 🙂

  8. Milia 9 marzo 2016 at 23:18

    Desde luego son una joyas en nuestra cocina, demás de aportar personalidad a los platos, aportan beneficios a nuestro organismo… Buen post.
    Bicos

  9. Ayla 18 marzo 2016 at 18:03

    Tomo nota de tantas propiedades buenas de estas grandes desconocidas (aparte de las mas comunes, claro).
    Besote!!!!

DEJA UN COMENTARIO