La receta que os traigo hoy es de las de toda la vida. Es de mi madre y recuerdo comer fritos de coliflor desde siempre. Es una forma de disfrazar la coliflor para que resulte apetitosa a aquellas personas que no les guste; mi hija pequeña sólo comía coliflor con esta preparación, aún es hoy el día que le cuesta comerla de otra forma.
     Las personas que nos encargamos de la alimentación de nuestra familia debemos procurar que sea lo más variada posible ya que así estamos seguros de proporcionarles todos los nutrientes necesarios para el correcto funcionamiento del organismo sin necesidad de suplementos químicos.

Ingredientes:

– una coliflor pequeña
– tres huevos
– cuatro cucharadas de harina
– medio vaso de leche aproximadamente
– sal
– aceite de oliva

Preparación:

Lavamos bien la coliflor y separamos los racimos. Ponemos a calentar agua en una olla y cuando comience a hervir echamos un puñado de sal –la coliflor es bastante dulce– y añadimos la coliflor.
Mientras se cuece la coliflor preparamos una masa ligera. En un bol colocamos la harina y la sal. Vamos añadiendo la leche poco a poco removiendo con un tenedor o con unas varillas hasta que la leche se halla disuelto por completo y no quede ningún grumo. Añadiremos más leche si fuese necesario.
Una vez disuelta la leche echamos los tres huevos y batimos bien.
Cuando la coliflor esté cocida la escurrimos bien para que no tenga restos de agua,  la echamos sobre la masa y le damos unas vueltas para que se integre.
Ponemos aceite en una sartén y con una cuchara vamos depositando porciones de coliflor separadas unas de otras para que no se peguen. Al principio ponemos a fuego fuerte pero luego bajamos un poco el fuego porque si no se queman por fuera y por dentro la masa queda sin pasar. Debemos freírlos durante un buen rato hasta que queden bien dorados.

Retiramos del fuego los fritos que estén hechos colocándolos sobre un papel absorbente y vamos añadiendo más porciones hasta que se termine toda la masa.
Colocamos todos los fritos en una fuente de servir y los comemos bien calientes
Os van a encantar. Están buenísimos.

     Curiosidades:

Cuando el tamaño de la coliflor sea grande, la cocéis toda y reserváis la mitad para otra ocasión colocándola en una bolsa y congelándola.
Esta preparación es apta para celíacos siempre y cuando useis una harina sin gluten.
Este plato hay que tomarlo recién hecho pero podéis dejar preparada la masa con la coliflor cocida el día anterior en la nevera y al día siguiente sólo tenéis que freirla.
En cuanto a la composición de la coliflor hay que destacar su alto contenido en vitamina K , vitamina liposoluble llamada también  antihemorrágica porque ayuda a la coagulación de la sangre. También posee mucha vitamina C   lo que la convierte en una verdura ideal para los resfriados, la piel, el aparato respiratorio y para combatir los síntomas de la menopausia.

2 Comments

  1. Las Recetas de Malena 10 diciembre 2013 at 17:19

    Muchas gracias Mayte por tu comentario. Me encanta que te hayan gustado los fritos de coliflor. Es una receta de las de toda la vida.
    Besos.
    Malena.

    Respuesta

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *