La Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética FESNAD celebra cada 28 de mayo el Día Nacional de la Nutrición cuyo objetivo es el de informar a los consumidores de las pautas a seguir para llevar hábitos de vida saludables y que estos hábitos constituyan la pauta de toda la vida. Este año han elegido como lema «Cereales vamos al grano» para destacar la importancia de estos alimentos en el marco de una dieta mediterránea saludable.

dia internacional de la alimentacion

Los cereales aportan principalmente hidratos de carbono a la dieta pero también son fuente importante de minerales, vitaminas del grupo B y E y proteínas. Los cereales integrales son más ricos en nutrientes y aportan fibra insoluble. Cuando los cereales se someten al proceso de refinado para la obtención de harinas se pueden perder vitaminas y minerales así como la fibra insoluble por lo que se recomienda siempre el consumo de cereales integrales o de grano entero. La avena es el cereal con mayor contenido en fibra.

Los cereales que más se consumen en el mundo son el trigo, el arroz y el maiz. El trigo tiene vitaminas del grupo B y E y entre los minerales destacan el potasio, fósforo, magnesio y calcio. El arroz también contiene ácido fólico.

El trigo sarraceno y la quinoa son los denominados pseudocereales porque como apuntan desde FESNAD «técnicamente no son cereales pero son producidos y consumidos del mismo modo que los cereales tradicionales»

Los cereales costituyen desde la antiguedad la base de nuestra alimentación y no deben faltar en una dieta saludable. Nunca se debe seguir una dieta que elimine los cereales de la misma y aquellas personas con intolerancia al gluten diagnosticada deben eliminar el trigo, avena y cebada de su dieta y consumir otros cereales como el arroz, el mijo o la quinoa.

Si queréis más información acerca de los hidratos de carbono y su implicación en la salud podéis pinchar en los siguientes enlaces:

Hidratos de carbono ¿Debemos eliminarlos de la dieta?

Riesgos de las dietas cetogénicas o bajas en hidratos de carbono

Hidratos de carbono simples y complejos. Diferencias y recomendaciones

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *