La gripe y los resfriados en general atacan a aquellas personas con el sistema inmunológico  más debilitado. Unos correctos hábitos alimenticios pueden reforzar el sistema inmunitario de manera natural. La Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética, FESNAD, nos aconseja  consumir verduras, frutas y pescados para evitar los resfriados y miel, cebolla y ajo para combatirlos.

alimentos-que-nos-pueden-proteger-contra-el-frio

Los alimentos nos pueden ayudar y mucho a reforzar el sistema inmune y por lo tanto a prevenir enfermedades.

Consumir alimentos que refuercen el sistema inmunitario: Alimentos ricos en zinc: legumbres, pescado, yema de huevo, cereales integrales, soja, levadura de cerveza, sardinas y marisco. Alimentos ricos en hierro: salmón, atún y legumbres secas. Alimentos ricos en vitamina C: hortalizas como el tomate, pimiento rojo y verde; frutas como las naranjas, mandarinas, kiwis, melón y fresas y verduras como las espinacas y las coles de Bruselas. Alimentos ricos en vitamina D: pescados como el bacalao, las sardinas y el rodaballo; la leche y los huevos. Alimentos ricos en vitamina B: cereales integrales, frutos secos, verduras, frutas y legumbres. Toma un yogur al día: el yogur ayuda a incrementar las defensas y a recuperarte en caso de haber tomado antibióticos, estos medicamentos destruyen las bacterias del intestino o microbiota. Sustituye el azúcar por miel: este alimento tiene propiedades antioxidantes y antimicrobianas que además de reducir los síntomas nos protege contra los resfriados.

alimentos-que-nos-protegen-contra-el-frio

Toma cebolla y ajo en las comidas: además de fortalecer el sisitema inmunológico, la cebolla reduce la inflamación de garganta. El ajo actúa como un antibiótico natural, calma la tos y tiene propiedades mucolíticas. Mantente bien hidratado: la hidratación contribuye a que las mucosas no se sequen y a fluidificar las secreciones.  Cuida la higiene: lávate las manos con frecuencia, al volver a casa y sobre todo  antes y después de comer y antes de cocinar y mantén los utensilios y menaje de cocina bien limpios. Utiliza siempre trapos de cocina desechables y pañuelos de bolsillo y tíralos después de cada uso. 

Son,como ves, bastantes indicaciones. Pero si las sigues, tu salud te lo agradecerá

DEJA UN COMENTARIO