martes, 12 de septiembre de 2017

Acrilamida. Qué es y cómo podemos evitarla

La acrilamida es una sustancia que se produce cuando se doran o se tuestan algunos alimentos mejorando su sabor. Los azúcares reductores presentes en algunos alimentos ( café, patatas o cereales) cuando se someten a temperaturas superiores a 120°C,  reaccionan con un aminoácido denominado asparragina formando acrilamida. 

Acrilamida. Qué es y cómo podemos evitarla

La temperatura y la duráción del cocinado así como la cantidad de azucares reductores y de asparragina que contenga el alimento va a condicionar la cantidad de acrilamida que se genere.
La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria EFSA ha mostrado su preocupación ante los posibles efectos cancerígenos de la acrilamida adaptando medidas para su reducción tanto en la industria alimentaria como en la restauración.

Acrilamida. Qué es y cómo podemos evitarla

 Nosotros en casa también podemos aportar nuestro granito de arena para evitar o minimizar la formación de acrilamida en nuestras comidas. Siempre que friamos o asemos en el horno patatas, empanadas, empanadillas, rosquillas o productos empanados como croquetas o filetes, o cuando hagamos las típicas tostadas para el desayuno, en cuanto comiencen a tomar un color dorado debemos retirarlos del fuego,  antes de que se pongan de color marrón oscuro.

Acrilamida. Qué es y cómo podemos evitarla

Debemos freír los alimentos en cantidades pequeñas para reducir el tiempo de cocinado.
Conservar las patatas en un sitio oscuro y seco y nunca en el frigorífico ya que el frío facilita la formación de azúcares reductores.
Recordemos que cuanto más tostado, más acrilamida, más peligro para la salud.




Si te ha gustado esta entrada, te invito a suscribirte por correo electrónico para recibir todas las novedades del blog en tu bandeja de entrada.

8 comentarios:

  1. Algo ya sabia y tu informacion es muy buena, siempre se pueden evitar cosas bikiños

    ResponderEliminar
  2. En este caso tengo que reconocer que me paso en el tostado del pan, menos en otros alimentos, pero tienes razón, debo poner especial cuidado en eso, pues ya conocía algo sobre el tema. Gracias por la información y desde luego la tendré en cuenta.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Ya había escuchado este verano la peligrosidad de la acrilamina,y desde entonces tengo mucho cuodado con las tostadas
    Muchos besos y tendre en cuenta tus consejos

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué entrada más interesante! No sabía nada sobre la acrilamida y me ha sorprendido mucho.

    Entonces ¿lo de raspar las tostadas cuando se queman no es nada aconsejable verdad? Porque precisamente me he acordado de que todas las madres del mundo mundial, cuando se les han quemado las tostadas y que quejas te dicen que eso se raspa y está buenísima.

    Madre mía, la de cosas "perjudiciales" para nuestra salud que hacemos y nosotros sin saberlo...

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante , lo tendre en cuenta gracias besitos

    ResponderEliminar
  6. Algo sabia de este tema y tu lo has descrito perfectamente.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Muy interesante a mi el pan no me gusta tostarlo demasiado!1beso

    ResponderEliminar
  8. Hola Malena!!
    Me ha encantado tu post, súper interesante. Tomo buena nota de todo.
    Había oído hablar sobre lo malos que pueden ser los alimentos muy tostados, (como las patatas o el pan), y sabía que podrían llegar a ser cancerígenos, por eso evitaba hacerlos mucho y si se quemaban, aunque me diese rabia, lo tiraba directamente, (alguna tostada). Ahora que se bien por qué se forma y cómo puedo evitarlo, me andaré todavía con más cuidado.
    Gracias por la información.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar