miércoles, 20 de enero de 2016

Oporto. La ciudad del vino


Oporto situada al norte de Portugal junto a la desembocadura del río Duero, cuya cercanía con España hace que sea un destino muy cómodo y atractivo para los turistas españoles, incluso para una escapada de fin de semana, es un lugar muy especial. Una ciudad para recorrerla andando, disfrutando al máximo de sus estrechas callejas cargadas de historia y nostalgia que la UNESCO ha declarado Patrimonio de la Humanidad.

Oporto. La ciudad del vino
Oporto. La ciudad del vino

Oporto. La ciudad del vino












La historia de la ciudad se halla necesariamente ligada a la historia de sus vinos; uno de los emblemas que más definen el lugar y que, sin embargo, no se corresponden con la ciudad misma sino con Vila Nova de Gaia.
Oporto. La ciudad del vino

Aunque a primera vista pueda parecer que Vila Nova de Gaia forma parte de Oporto, en realidad forma parte de la zona metropolitana de la ciudad. Se encuentra situada en el margen izquierdo del río Duero, justo enfrente de Oporto.


Oporto. La ciudad del vino

Para llegar a Gaia desde Oporto basta con cruzar el Puente Luis I. La forma más cómoda de cruzarlo es a pie o en autobús por la parte baja del puente. De este modo se llega a la orilla del río de Vila Nova, que es justo la zona donde están situadas sus afamadas bodegas



Oporto. La ciudad del vino

Una de las estampas más típicas de esta zona son los llamados "rabelos", unos barquitos de madera que se construyeron originariamente para el transporte de los toneles de vino y hoy en día se utilizan como reclamo turístico para hacer pequeños cruceros por el Duero.
Oporto. La ciudad del vino


La diferencia fundamental del vino de Oporto con el resto de los vinos, es el aguardiente que se le añade para interrumpir la fermentación. De esta forma se conserva la dulzura original de las uvas conservando un alto nivel de alcohol.



Oporto. La ciudad del vino
La idea de añadirle aguardiente al vino surge en el siglo XVII, cuando los comerciantes ingleses se interesan por comprar vinos portugueses; estos vinos no soportaban los largos viajes en los barcos en los que los transportaban, así que empezaron a fortalecerlos con aguardiente para que no se estropearan. El resultado es lo que hoy conocemos como el vino de Oporto que podemos catar mientras visitamos cualquiera de sus bodegas.




Si te ha gustado esta entrada, te invito a suscribirte por correo electrónico para recibir todas las novedades del blog en tu bandeja de entrada.
---

7 comentarios:

  1. Me encanta Oporto es una ciudad para pasear y disfrutar. Su vino de Oporto me encanta para tomar con los postres, es delicioso! bicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenemos mucha suerte tener un país tan bonito tan cerca. Me encanta Portugal, nunca deja de sorprenderme.
      Un besiño Viví :)

      Eliminar
  2. No conozco oporto y eso que me encanta viajar, gracias por acercarnosla un poquito y así poder conocerla más, habra que ir a visitarla jeje. besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oporto es una ciudad llena de magia y sus bodegas son impresionantes. No dudes en visitarla en cuanto tengas ocasión, merece la pena.
      Un besito :)

      Eliminar
  3. Qué suerte disfrutar de este vino en su estado más puro! Te habrás traído alguna botella...?

    ResponderEliminar
  4. Conozco Oporto, me encanta esa ciudad pero no sabía de la existencia de los rabelos, ni he visto ninguno. me ha gustado saber el poque se le añade orujo a su vino. una interesante entrada. un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Tengo muchísimas ganas de ir, ver sus azulejos tan preciosos y por supuesto las bodegas y traerme de recuerdo alguna botellita de Oporto .Me ha encantado leer tu post!
    Besos

    ResponderEliminar