martes, 12 de mayo de 2015

Aceptar nuestro cuerpo

Pues ya estamos al borde del verano y, como consecuencia, ha llegado la época en que nos plantamos ante el espejo y evaluamos los daños acaecidos durante los últimos doce meses: para empezar somos un año más viejos y nuestro aspecto, además, refleja las huellas de los excesos cometidos a lo largo de este período. El colmo del desánimo tiene lugar cuando cometemos el error de compararnos con modelos enfundadas en la escasa ropa estival que nos lleva a preguntarnos si pertenecerán a otra especie distinta de la nuestra.


 Seamos razonables: una alimentación responsable que se inspire en la base de una dieta equilibrada, no va a conducirnos a gozar de un cuerpo escultural. Nuestras características morfológicas no se van a modificar radicalmente por pasarnos las horas en el gimnasio o por acatar una dieta hipocalórica rigurosa. Si un individuo es bajito en relación con la estatura media de la población , por mucho que aumente su masa muscular a base de ejercicio, seguirá siendo bajito. Y si una es ancha de caderas, por muy delgada que se proponga estar, la distancia entre sus caderas va a seguir siendo la misma.


No olvidemos que los hábitos saludables van encaminados a disfrutar de una buena salud. Ciertamente, un cuerpo bien alimentado, no ofrecerá el aspecto poco favorecedor de alguien con sobrepeso. La estética por tanto, es otra  recompensa que se añade a una correcta nutrición; pero aceptémonos como somos: la elasticidad de nuestros tejidos no es la misma a los veinte que a los cincuenta y nuestro esqueleto es el que es y no vamos a conseguir modelarlo en una bicicleta estática..
Al final, nuestro bienestar dependerá en mayor medida de la consecución de metas razonables que de la frustración derivada de objetivos imposibles.




Si te ha gustado esta entrada, te invito a suscribirte por correo electrónico para recibir todas las novedades del blog en tu bandeja de entrada.
---

4 comentarios:

  1. No hay que olvidar que la buena alimentación y el estilo de vida saludable hay que mantenerlos todo el año. No vale de nada acordarse de los michelines cuando empieza a hacer calor y tenemos que destaparnos y en cuanto llega finales de agosto que volvemos a sacar la rebeca comemos y nos tiramos en el sofá como si no hubiera mañana.

    Creo que además de aceptar nuestro cuerpo debemos concienciarnos a que somos lo que comemos y aunque sea duro no sucumbir a tentaciones dulces y saladas merece la pena

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy totalmente de acuerdo Cuca. La alimentación es muy importante durante todo el año para mantenernos sanos y para evitar futuras enfermedades, no para proponernos metas imposibles de conseguir y convertir nuestra vida en una tortura.
      Un besito muy grande :)

      Eliminar
  2. Totalmente de acuerdo! somos como somos, lo importante es llevar una buena dieta y no abusar de aquellos alimentos que más nos hacen engordar

    besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí Nieves. Comer bien y llevar un estilo de vida saludable es lo que importa realmente.
      Un besito :)

      Eliminar