martes, 11 de noviembre de 2014

Macarrones con chorizo y gratinado de bechamel


La receta de hoy es de las de toda la vida, unos macarrones elaborados a la manera tradicional muy fácil y sabrosos que por resultar tan completos funcionan como plato único. La salsa bechamel les aporta una mayor suavidad que se contrapone con el gratinado crujiente del queso.


Ingredientes.


- 400 g de macarrones
- 1 longaniza de chorizo
- media cebolla
- 1 pimiento verde
- 1 diente de ajo
- 3 tomates maduros
- 3 cucharadas de aceite de oliva
- sal
- queso rallado
Para la bechamel:
- 2 cucharadas de harina
-2 vasos de leche
- 1 cucharada de mantequilla
- sal y pimienta


Preparación:


Picamos la cebolla, el pimiento verde y el diente de ajo y los ponemos a pochar en una sartén con tres cucharadas de aceite. Sazonamos un poco para que se pasen antes. Cortamos el chorizo en rodajas y echamos a las verduras. Damos unas vueltas para que se pasen por todos los lados. Pelamos los tomates , los cortamos en trozos pequeños y añadimos a la sartén. Dejamos cocer a fuego lento unos diez minutos. En una cazuela ponemos a cocer agua y, cuando rompa a hervir, echamos un puñado de sal y los macarrones. Dejamos cocer unos tres minutos. Escurrimos los macarrones y volcamos en la sartén con el resto de los ingredientes. Removemos para que se integren todos los sabores y dejamos que se cocinen unos tres minutos. 
Preparamos una bechamel ligera. Para ello deshacemos la harina con un poco de leche y cuando hayan desaparecido todos los grumos se va añadiendo la leche poco a poco. Echamos la mantequilla, la sal y la pimienta. Metemos en el microondas dos minutos, retiramos, volvemos a batir y metemos dos minutos más. 
Colocamos los macarrones en una fuente apta para el horno. Repartimos la bechamel por encima y el queso rallado. Metemos a gratinar en el horno hasta que esté dorado.


Curiosidades:


Éste es un plato muy contundente con todos los nutrientes básicos esenciales: los hidratos de carbono aportados por los macarrones, proteínas del chorizo, queso y leche y vitaminas y minerales de las verduras. El contenido en lípidos es algo elevado debido al chorizo, el queso y la mantequilla.
El queso rallado que utilicé fue una mezcla de gouda y emmental. Lo podéis comprar ya rallado, pero si lo ralláis vosotros mismos resulta más económico. El chorizo podéis utilizar el que más os guste. Una buena opción es comprarlo con algo de picante que resalte el sabor del plato.



Si te ha gustado esta entrada, te invito a suscribirte por correo electrónico para recibir todas las
novedades del blog en tu bandeja de entrada.
---

2 comentarios:

  1. Qué bien mevendría un plato enorme de estas pastas ahora mismo!! Qué pinta tan buena Malena!
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Nieves! la verdad es que con el frío apetecen este tipo de platos para recuperar calorías.
      Un besito :)

      Eliminar