martes, 16 de septiembre de 2014

Juicios y prejuicios con respecto a la nutrición

Una de las características más evidentes que definen nuestra civilización es la cantidad de información de la que disponemos en la actualidad. Los medios de comunicación han ido creciendo vertiginosamente a lo largo del pasado siglo mucho más en el actual y la revolución informática que ha introducido a internet en nuestras vidas ha inundado de información acerca de cualquier tema nuestra realidad.

Ordenador portátil

En lo que respecta a los contenidos que interesan a este blog, la sobradamente información a la que hacíamos referencia no puedo sino calificarla de auténtica bendición. Todo lo que tiene que ver con nuestra alimentación está al alcance de nuestras manos y, pretendiéndolo o no, el público se halla cada vez más informado en este tipo de cuestiones. No pocas veces me sorprendo gratamente al observar como en el supermercado la señora de turno -o el caballero, por supuesto- se ajusta las gafas de ver para escrutar si la lata de conserva que tiene en la mano está elaborada con aceite de oliva o un "aceite vegetal" que probablemente esconda un aceite de palma de ínfima calidad.

En los tiempos que corren poca gente preferiría consumir leche de vaca recién ordeñada por muy "natural" que parezca, teniendo a su disposición productos pasteurizados de mayor calidad e higiene que aseguran nuestra salud. Poco a poco hemos ido cayendo en la cuenta de que la industria alimentaria no es el enemigo de una correcta nutrición siempre que aprendamos a distinguir qué productos conllevan una elaboración adecuada y cuáles persiguen únicamente la rentabilidad a cualquier precio.
Las posibilidades de una buena alimentación están en nuestras manos: de siempre han existido charlatanes oportunistas y profesionales bien cualificados. En cuestiones nutricionales esto también sucede. Sólo hemos de aprender a elegir adecuadamente.





Si te ha gustado esta entrada, te invito a suscribirte por correo electrónico para recibir todas las novedades del blog en tu bandeja de entrada.
---

4 comentarios:

  1. que importante es la informacion para saber lo que llevamos a casa, vale la pena perder unos minutos para elegir un buen producto de nuestra tierra y de calidad, bicos

    ResponderEliminar
  2. Claro que si, Viví. Debería convertirse en un hábito a la hora de la compra sobre todo con aquellos productos nuevos.
    Un besiño

    ResponderEliminar
  3. Yo acostumbro a fijarme en todo lo que llevan los alimentos que compro, pero aún así, como no los compres en una tienda naturista es difícil encontrarlos sin colorantes, estabilizantes, y demás; que suumados a nuestro día a día van deteriorando despacito nuestro cuerpo aunque aparentemente sean invisibles.
    GRACIAS MALENA POR TU INFORMACIÓN :)))

    ResponderEliminar
  4. Qué razón tienes Conxita, lo difícil que resulta encontrar alimentos naturales y lo importante que es llevar una alimentación en condiciones, al fin y al cabo somos en gran parte lo que comemos.
    Un besito y muchas gracias.

    ResponderEliminar