martes, 15 de abril de 2014

Bacalao de Semana Santa

Un ingrediente que no falta en en casa en todas las Semanas Santa que recuerdo de toda mi vida es el bacalao. Ya sea desmigado con garbanzos, con coliflor, al horno, bolitas de bacalao con patatas, en buñuelos... admite mil y una preparaciones y todas ellas deliciosas puesto que todas las recetas que lleven bacalao siempre tiene un éxito garantizado, por su sabor tan característico y su textura que realza el sabor de cualquier plato. Esta receta simplemente consiste en tener como protagonista el bacalao, cocinado de la manera más sencilla para apreciar todo el sabor de un producto diez.


Ingredientes (para cuatro personas):


- 4 trozos gruesos de bacalao salado de la parte central
- 4 patatas medianas
- 1 cebolla
- 2 hojas de laurel
- medio vaso de aceite de oliva 
- una cucharada de pimentón


Preparación:


El primer paso para la realización de esta receta es desalar en bacalao, para ello, tres días antes lo ponemos en un bol y lo cubrimos con agua fría. Lo metemos así en la nevera y le cambiamos el agua tres veces al día, retiramos el agua anterior y lo volvemos a cubrir con más agua, siempre fría para que no se nos estropee y lo metemos de nuevo en el frigo.
En una olla ponemos las patatas cortadas a la mitad, la cebolla en juliana y las dos hojas de laurel. Cubrimos con agua fría y dejamos cocer, primero a fuego fuerte y cuando rompa a hervir bajamos el fuego pero sin que se pierda el hervor. Pasados unos quince minutos -el tiempo dependerá del tipo de patata que empleemos- pinchamos una patata y si vemos que ya casi está añadimos el bacalao desalado y dejamos cocer cinco minutos más.
Con cuidado retiramos las patatas escurridas y colocamos el bacalao por encima. En el medio vaso de aceite ponemos la cucharada de pimentón y removemos con un tenedor, volcamos esta mezcla por encima del bacalao y las patatas y servimos rápidamente para que no enfríe.


Curiosidades:


El único secreto de este plato es que el bacalao sea de buena calidad y que esté en su justo punto de sal.
Esto depende del gusto de cada persona, yo creo que para una ración de bacalao de unos tres centímetros de grosor, el tiempo de desalado que os indico es el adecuado.
Cuando mezcléis el aceite con el pimentón, también podéis añadir un diente de ajo en láminas; le da un toque de sabor muy rico.
Un dato curioso acerca del bacalao, es que a pesar de ser un pescado blanco y por lo tanto bajo en grasa, es muy rico en omega3 presente solamente en pescados azules. También posee vitaminas del complejo B, D, E y A, y minerales como el potasio y el fósforo.
Aquellas personas hipertensas o que retengan líquidos deben desalarlo bien o consumir bacalao fresco





Si te ha gustado esta entrada, te invito a suscribirte por correo electrónico para recibir todas las novedades del blog en tu bandeja de entrada.
---

1 comentario:

  1. Guauuuuu.... Malena en bacalao me pierde de cualquier manera aunque este que hicistes hoy es como mas lo solemos hacer en casa, nos encanta, bssss

    ResponderEliminar