jueves, 27 de marzo de 2014

Diez pilares de la Dieta Mediterránea

Nuestra fantástica Dieta Mediterránea es además de una serie de pautas alimentarias y unas recomendaciones nutricionales, una forma de entender la vida y la alimentación desde una perspectiva saludable; alimentarnos para sentirnos bien.  La Dieta Mediterránea es una herencia transmitida a lo largo de la historia de recetas tradicionales que empleaban los productos frescos de temporada, con preparaciones sencillas.


El consumo de productos vegetales principalmente y del aceite de oliva, así como un consumo moderado de carnes, pescados, huevos y lácteos, reflejado en la pirámide alimentaria, caracteriza a esta dieta. Además se aconseja el consumo moderado de vino y ejercicio físico a diario. Por todo ello el contenido en ácidos grasos saturados es mínimo, mientras que predominan los ácidos grasos monoinsaturados. La proporción de nutrientes, vitaminas y minerales es equilibrado, destacando la alta proporción de fibra y de sustancias antioxidantes.
La Dieta Mediterránea se basa en diez puntos fundamentales:
1. Utilizar siempre aceite de oliva.Contiene Vitamina E que impide la formación de placas arterioescleróticas, polifenoles con elevado efecto antioxidante, grasas monoinsaturadas que reducen el colesterol malo LDL,
2. Consumir alimentos vegetales principalmente.Los vegetales aportan vitaminas, minerales y fibra, previniendo enfermedades cardiovasculares y cáncer como el de cólon.
3. Debemos tomar cereales diariamente. El pan, la pasta y el arroz, fuente de carbohidratos, nos proporcionan la energìa necesaria para la actividad diaria. Mejor si los cereales son integrales.


4. Inclinarse por productos frescos de temporada. Las frutas y verduras de temporada poseen más cantidad de vitaminas y minerales y están en en su momento óptimo de consumo.
5. Tomar lácteos todos los días. Los lácteos nos aportan proteínas de alto valor biológico, vitaminas y minerales. El yogur tiene la ventaja añadida de equilibrar la flora intestinal.


6. Limitar el consumo de carnes rojas.La carne nos aporta proteínas de elevado valor biológico y hierro. Debemos comer siempre carnes magras, retirando la grasa y acompañadas de vegetales.
7. Consumir pescado en abundancia y huevos con moderación. Es una alternativa a la carne. El pescado ha de ser preferentemente azul, dos veces por semana y no debemos olvidarnos de los huevos, tres o cuatro por semana, cuyas proteínas son de excelente calidad y además tienen vitaminas y minerales.
8. Consumir dulces sólo de forma esporádica, tomar fruta para el postre así como en la merienda y media mañana.
9. Beber principalmente agua, es la bebida más hidratante. Se puedde tomar un vaso de vino durante las comidas.
10. Realizar alguna actividad física todos los días.El ejercicio físico es imprescindible para conservar nuestra salud. Debemos adaptar el tipo de actividad en función de nuestras necesidades.
Si seguimos estos consejos de la Dieta Mediterránea estaremos  más sanos, haremos lo posible para prevenir muchas enfermedades  y mejorará nuestra calidad de vida y la de los que nos rodean.



Si te ha gustado esta entrada, te invito a suscribirte por correo electrónico para recibir todas las novedades del blog en tu bandeja de entrada.
---

No hay comentarios:

Publicar un comentario