martes, 25 de marzo de 2014

Cheesecake

Esta es una de mis tartas preferidas, con una textura muy delicada y un suave sabor a queso que se complementa con mermelada de frambuesa. En el momento de elaborar esta receta no tenía mermelada de frambuesa casera por lo que tuve que optar por una comercial. En cuanto comience la época de frambuesas os pondré la receta y veréis que buenísima está, ideal para esta tarta. 


Ingredientes:


- 10 galletas tipo Digestive 
- 100 g de mantequilla
- 400 ml de nata
- 400 g de queso en crema tipo Philadelphia
- 3 cucharadas de azúcar
- 2 sobres de cuajada en polvo Royal


Preparación:


Trituramos las galletas y mezclamos con la mantequilla que previamente habremos derretido en el microondas, hacemos una pasta y forramos con ella la base del molde donde vamos a preparar la tarta. Metemos en el frigorífico para que endurezca.


Disolvemos los dos sobres de cuajada en 200 ml de nata fría removiendo bien para que no quede ningún grumo. En un cazo ponemos a calentar el resto de la nata, el queso y el azúcar; removemos con unas varillas para que se disuelvan todos los ingredientes. Cuando comience a hervir retiramos del fuego y añadimos la cuajada disuelta en la nata, volvemos a calentar y cuando rompa a hervir de nuevo retiramos.
Volcamos la mezcla sobre la base de galletas y metemos en la nevera hasta que cuaje, unas dos horas.
Calentamos la mermelada de frambuesa durante unos segundos en el microondas para que adquiera una textura más ligera y la podamos extender sobre nuestra tarta más fácilmente. 
Si el molde que hemos utilizado es desmoldable retiramos el aro, colocamos sobre un plato de presentación y extendemos la mermelada de frambuesa por toda la superficie, dejando que resbale por los bordes.


Curiosidades:


Para esta tarta he utilizado un molde desmoldable de 23cm  para ocho raciones. Si queréis hacer más cantidad sólo tenéis que duplicar los ingredientes.
La mermelada de frambuesa podéis sustituirla por cualquier otra.
Os recomiendo que preparéis la tarta el día anterior y justo antes de servirla la desmoldáis y la untáis con la mermelada.
Espero que os guste por lo menos tanto como a mi.



Si te ha gustado esta entrada, te invito a suscribirte por correo electrónico para recibir todas las novedades del blog en tu bandeja de entrada.
---

5 comentarios:

  1. sin palabras estas tartas me encantan se ve deliciosa bssss

    ResponderEliminar
  2. Hola Malena, me gustaría saber cómo puedo hacer para que al freír las croquetas no se abran, quedan espantosas de feas. Ya tengo probado con aceite muy caliente y menos caliente, pero da igual. Ah! un apunte, por si tiene algo que ver, están congeladas. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  3. Perdón, Malena, no soy Anónimo, soy María.

    ResponderEliminar
  4. Hola Maria, las croquetas se pueden abrir porque tienen poca harina o mucha leche, prueba a hacerlas un poco menos ligeras, es cogerles el punto.También puedes usar mantequilla en lugar de aceite, la mantequilla las mantiene durante la fritura pero una vez calientes se deshace y resultan más cremosas. El aceite tiene que estar bien caliente, si están congeladas no eches muchas en la sartén para que no se enfríe. Yo siempre congelo las croquetas y las saco un par de horas antes o las paso a la nevera, no las frío congeladas y me da mejor resultado. Espero haberte sido de ayuda.Un besiño.

    ResponderEliminar