martes, 21 de enero de 2014

Potaje de garbanzos

En estos días fríos y desapacibles no hay nada más reconfortante que llegar a casa y tomar un plato caliente y contundente que te deja el cuerpo en disposición de continuar con la jornada o, por qué no, echarte una buena siesta.
Es muy importante incorporar las legumbres a nuestra dieta en todas las épocas del año, en invierno en caliente, como este potaje de garbanzos que os traigo hoy, y cuando aprieta el calor en ensaladas que ya os iré contando.
Como todos los potajes es una receta sin complicaciones, que siempre sale bien y que podemos dejar hecha con antelación, además es muy sana y muy nutritiva.


Ingredientes:


Para el caldo:


- un hueso de ternera
- un trozo de jamón serrano
- una cebolla
- una zanahoria
- una cabeza de ajo
- un tomate
- sal
- agua

Para el potaje:


- medio kilo de garbanzos
- dos chorizos frescos
- un puñado de arroz redondo
- dos zanahorias
- una cucharada de pimentón dulce
- un chorro de aceite de oliva
- una hoja de laurel
- sal



Preparación:


Dejamos los garbanzos en remojo en agua fría la noche anterior, con unas ocho horas es suficiente. Hacemos el caldo con el jamón, el hueso de ternera y las verduras y lo  dejamos cocer durante una hora o quince minutos si es en olla rápida. Retiramos el hueso y las verduras. Cortamos el jamón en dados que reservaremos.
Retiramos el agua de los garbanzos y los lavamos bajo el chorro de agua, los colocamos en una olla y los cubrimos con el caldo y con más agua si fuese necesario. Añadimos el aceite, el pimentón dulce, el laurel y la sal. Dejamos cocer durante una media hora, primero a fuego fuerte y cuando rompa a hervir bajamos el fuego. Pasado este tiempo echamos el jamón cortado que teníamos reservado, los chorizos en rodajas, las zanahorias cortadas en dados y el arroz y continuamos cocinando durante otra media hora, o hasta que los garbanzos estén tiernos, el tiempo depende del tipo de garbanzo que utilicemos. Si empleamos una olla rápida tardará unos veinte minutos, los tiempos de cocción se acortan a la mitad.
Probamos el punto de sal y servimos bien caliente acompañados de un buen pan.



Curiosidades:


Esta  receta es muy práctica porque se puede dejar hecha con anterioridad y sólo se necesita calentarla en el momento. Se puede llevar en tupper a la oficina. Además si hacéis más cantidad de la que necesitáis lo congeláis y os queda para otra ocasión.
Si queréis, lo ponéis como plato único ya que nos aporta todos los nutrientes: proteínas de alta calidad, grasas, hidratos de carbono, vitaminas y minerales.
Los garbanzos nos protegen contra enfermedades cardiovasculares porque contienen mucho magnesio; reducen el colesterol debido a su alto porcentaje de fibra, son ideales para prevenir el estreñimiento y la obesidad. Debido a su composición en hidratos de carbono de lenta asimilación son un buen alimento para personas diabéticas. También es una receta apta para celíacos.
Son muy sanos y nutritivos, recomendados para todos los grupos de edad, en especial para los niños y adolescentes en período de crecimiento.



Si te ha gustado esta entrada, te invito a suscribirte por correo electrónico para recibir todas las novedades del blog en tu bandeja de entrada.
---

3 comentarios:

  1. Ummmmm delicioso plato caliente en casa nos encanta los platos de cuchara este riquisimo bssss

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Nati, con este tiempo tan malo que tenemos es lo que más apetece. Besitos

    ResponderEliminar
  3. Solo ver la foto, invita a cocinarlo.....y es que despierta el apetito

    ResponderEliminar