martes, 8 de octubre de 2013

Saber qué comes


Sin duda ésta será la sección más técnica de este blog. Como licenciada en Ciencia y Tecnología de los alimentos, especialista en Dietética y Nutrición, la pretensión de este proyecto no iba encaminado únicamente a constituirse en un mero recetario, sino transmitiros desde el punto de vista profesional todo aquello que concierne al mundo de la alimentación y poder resolver todas aquellas dudas y consultas que me queráis plantear o que susciten vuestro interés. Aunque el aspecto técnico, como ya he mencionado, será el norte que guíe esta sección, la divulgación y el lenguaje fácilmente comprensible irán siempre por delante ya que de lo que se trata es de acercar las novedades, comentarios, análisis,  etc,  que vayan teniendo lugar en este fascinante mundo y dirigido hacia un mayor número de personas.

En este apartado estudiaremos los diferentes tipos de dietas que nos invaden en la actualidad sin olvidar que dieta no siempre quiere decir estrategia de adelgazamiento. De hecho, todos los seres humanos seguimos una dieta más o menos variada, más o menos equilibrada y más o menos saludable. Seguir una dieta, en definitiva, es comer. A lo largo de nuestra vida iremos atravesando distintas etapas en las que debemos modificar nuestra dieta sin otro objetivo que mantener nuestra salud en un estado óptimo. Así, no es lo mismo alimentar a un bebé, a un niño, a un adolescente o a un anciano. Las necesidades nutricionales pueden verse afectadas también puntualmente como sería el caso de la mujer embarazada o lactante, postoperatorios quirúrgicos, etc.
Nos acercaremos también a la información que se nos facilita al adquirir los diversos productos que van a formar parte de nuestra despensa porque antes de cocinar, debemos hacer una selección de entre las diferentes opciones que se nos ofrecen en el mercado. De este modo, podremos optar por verduras frescas, enlatadas, deshidratadas…; pescados congelados, frescos, en conserva, etc. Nuestro mejor aliado a la hora de elegir un alimento u otro será el etiquetado. La etiqueta obligatoria de un producto alimenticio, ha de informarnos acerca de su composición tanto cualitativa como cuantitativa, procedencia, conservación, valor nutritivo, caducidad o fecha de consumo preferente (que de ninguna manera es lo mismo), etc.


Distinguiremos entre un alimento “normal” y uno funcional; es decir, aquel que además de proporcionarnos los nutrientes necesarios, realiza otras funciones beneficiosas para nuestro organismo como los denominados productos bio que en la actualidad vemos con tanta frecuencia y analizaremos las supuestas ventajas o no que supone su consumo. Diferenciarremos, a fin de cuentas los conceptos de alimentación y nutrición.
Aunque comer pueda parecer una actividad tan simple como cotidiana, en ocasiones podemos sufrir desórdenes alimenticios (anorexia, bulimia u otros menos conocidos) que cada vez aparecen en más personas y abarcan rangos de edad más amplios en la actualidad. Trataré estas cuestiones dando pistas para su prevención y proporcionando información para saber cómo enfrentar dichas situaciones.
Como en toda cuestión cultural, la comida no está exenta de atravesar por ciertas modas y tendencias:  el vegetarianismo, el veganismo, la comida macrobiótica, etc  constituyen hoy en día no sólo alternativas a la hora de alimentarse sino auténticas formas de vida que además de modificar nuestros hábitos vitales van a tener determinadas implicaciones en nuestro estado de salud. Como siempre, la información seria proporcionada desde un punto de vista estrictamente científico, será nuestra mayor aliada para enfrentar estas cuestiones.
Alimentarse bien, en definitiva, no consiste en ningún caso en un ejercicio de contar calorías. Es algo que va mucho más allá: debemos observar un equilibrio entre todos los nutrientes (glúcidos, lípidos y proteínas) que, en absoluto, es algo complicado. Con un mínimo de interés e información adecuada y unas pequeñas pautas por lo que se refiere a los hábitos culinarios podremos lograrlo sin mayor esfuerzo.
Nuestra formación va a ser vital a la hora de alimentarnos. Saber qué comes tratará específicamente de eso:   saber qué tenemos que comer, en qué proporciones, qué variedad de alimentos… siempre teniendo como guía nuestro estado de salud, puesto que, de alguna manera, somos en buena parte lo que comemos.

1 comentario:

  1. Me gusta tu página!! Me quedo de seguidora y te invito a mi blog:

    laopiniondesara.blogspot.com

    Un saludo!

    ResponderEliminar